NUTRICIÓN SALUDABLE PARA ESTUDIANTES

1. Desayuno energético:
Es fundamental que tus hijos comiencen el día con un desayuno equilibrado que les proporcione la energía necesaria para enfrentar las clases. Asegúrate de incluir proteínas, carbohidratos y frutas en su desayuno para mantener su energía y concentración durante la mañana.

2. Snacks inteligentes:
Cuando tus hijos necesiten un pequeño snack entre comidas, opta por aperitivos saludables como frutas frescas, yogur bajo en grasa o frutos secos en lugar de opciones procesadas o con alto contenido de azúcar. Estos snacks no solo satisfarán su hambre, sino que también les proporcionarán nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo.

3. Hidratación constante:
Asegúrate de que tus hijos se mantengan hidratados durante todo el día llevando consigo una botella de agua. Una adecuada hidratación es fundamental para mantenerse concentrado en clase y para el funcionamiento óptimo del cuerpo.

4. Plato balanceado en el almuerzo:
Cuando prepares el almuerzo para tus hijos, asegúrate de incluir una variedad de alimentos nutritivos, como vegetales, proteínas magras y granos enteros. Un almuerzo balanceado proporcionará a tus hijos los nutrientes necesarios para mantenerse saludables y activos durante el resto del día.

5. Moderación con dulces y golosinas:
Si bien es importante permitirles a tus hijos disfrutar de dulces y golosinas ocasionalmente, es fundamental enseñarles la importancia de la moderación. Fomenta hábitos de consumo responsables y enséñales a disfrutar de estos alimentos de forma ocasional y en porciones adecuadas.

Conclusion:
Siguiendo estos consejos, puedes ayudar a promover hábitos alimenticios saludables entre tus hijos y fomentar un entorno escolar más saludable en general. Recuerda que tu ejemplo y tus elecciones alimenticias también influyen en tus hijos, así que asegúrate de mostrarles el camino hacia una vida saludable y equilibrada desde casa.

Promoción 2014